La Carrera de la Rata: 7 Maneras de Liberarte!


La carrera de la rata

La carrera de la rata es una situación difícil, incómoda y costosa en términos de tiempo, dinero y paz. Afortunadamente hay formas de salir, como las que te mostramos a continuación.

La Carrera de la Rata 7 formas de salir

¿Conoces la expresión “carrera de la rata”? A mí me gusta más llamarlo la rueda del hámster. Me encanta la siguiente definición de Ellen Goodman:

¿Qué es la carrera de la rata?

Es vestirse con ropa que compro para el trabajo y atravesar el tráfico en un auto que aún estoy pagando, para mantenerme en el empleo que tengo para pagar la ropa y el auto y la casa que se queda vacía todo el día, de manera que me pueda dar el lujo de vivir en ella.

¿Algo en esto suena familiar?

Podemos entonces decir que salir de la carrera de la rata es dejar de trabajar en un empleo que odias. O dejar de trabajar en un empleo. O simplemente dejar de trabajar sin dejar de tener tu calidad de vida actual, o mejor, tu calidad de vida ideal.

En primer lugar, ¿cómo hicimos para llegar a la carrera de la rata?

Es un concepto de casi un siglo; fue introducido inicialmente por Jay Franklin en 1947 para la Revista Colliers y publicado en formato de libro en 1950. 

En 1997 en concepto fue ampliamente divulgado por Robert Kiyosaki, el autor de Padre Rico Padre Pobre como la carrera de la rata vs. la libertad financiera.

Una forma de describirla es la siguiente:

Normalmente vamos a la universidad, la cual pagamos a crédito, y se espera que al terminar la carrera estemos en condiciones de empezar a pagar esta deuda (Deuda 1).

Como ya tenemos algo de ingresos, creemos que ya estamos listos para salir del nido materno y aventurar por nuestros propios medios a tomar un apartamento (Deuda 2).

Para ir al trabajo no hay como tu propio auto (Deuda 3). Además «ya somos todos unos profesionales!».

Compré mi primer auto más o menos 1 ó 2 años después de graduarme. Fui muy orgulloso a la casa de mi novia a mostrarle el nuevo trofeo. Su abuela me preguntó: “Y qué modelo compraste?”. 

Con el ego subido le respondí: “Un Twingo!” (el modelo más barato y más pequeño fabricado por Renault). ¿Ella me respondió “Y por qué no compraste algo mejorcito? ¡Ya eres todo un profesional!” Naturalmente mi ego se fue por el exosto.

En la medida que vamos subiendo por la escalera corporativa, debemos vestirnos mejor y volvernos un poco más sofisticados (Deuda 4). “Además de ser hay que aparentar”.

Es hora de casarnos. Nos vamos de luna de miel (Deuda 5) y empezamos a vivir una vida maravillosa.

Luego llegan los hijos, por lo que hay que comprar una casa más grande (Deuda 2 A) y una camioneta de una buena marca, por la seguridad del bebé (la seguridad del bebé: Motivo convincente, que los padres usan para justificar la compra) (Deuda 3 A).

Somos personas muy precavidas, y compramos las pólizas de seguro educativo de los niños tan pronto nacen (Deuda 6). Vivimos muy bien, e incluso compramos una acción en un prestigioso club social. ¡Esto nos ayudará a tener mejores conexiones, para seguir subiendo en el mundo corporativo!

Formas para salir de la Carrera de Ratas

Después de un tiempo nos sentimos un poco cansados

Hemos ascendido meteóricamente en la empresa, pero a costa del tiempo, de trabajar intensamente y de aprender a manejar los malabares de la política corporativa. Pero no hay riesgo de pensar en renunciar, porque necesitamos ese buen ingreso para pagar las deudas.

De repente hay la empresa se fusiona y vemos cómo despiden al compañero de cubículo. «Puff, suerte por esta vez que no soy yo!»

Cerca de los 30s estamos totalmente endeudados, con las tarjetas a tope, trabajando 15 horas diarias entre semana y medio día todos los sábados. Además: «Si no trabajo el domingo empiezo la semana con una pila gigante de correos; es mejor avanzar un poco el domingo por la tarde»

Nuestros hijos empiezan a pasar mucho más tiempo con la niñera que con nosotros. «Pero es un sacrificio que vale la pena, porque les estamos dando lo mejor» decimos para tranquilizar la conciencia.

Pero no vemos alternativa. ¿Qué más podría hacer? 

Tal vez buscar otro trabajo, aunque sé que es difícil que me paguen más que en el actual. «Pensándolo bien no está tan mal. Debo seguir trabajando, en vez de quejarme tanto.»

Esta situación que les acabo de relatar se llama la carrera de la rata, o, rueda de hámster, si quieren suavizar un poco. 

El pobre hamster corre y corre para tratar de no caer de la rueda, pero cuanto más corre, la rueda más rápido va.

Obviamente, si trabajas 16 horas al día haciendo algo que amas, en el que aportas toda tu creatividad para servir a los demás y de paso te pagan de maravilla, no tiene nada de malo. Con seguridad las 16 horas ni las sientes.

Cómo salir de la carrera de la rata

El problema es cuando se vuelve una esclavitud. Cuando quieres y no puedes salir de ese ritmo. Cuando sueñas con trabajar sólo 8 horas, pero no puedes, porque TIENES que pagar las deudas.

Docenas de libros se han escrito sobre este tema. La tiranía del cubículo, podríamos decirle. Y hay formas de salir de esto, aunque no lo creas. Este blog está enfocados en este propósito. 

A continuación 6 formas de escape de la carrera de la rata, aunque si quieres una solución de raíz, inscríbete para obtener gratis la Guía a TU Libertad Financiera.

Descarga Guía Rápida para tu Libertad Financiera

Optimiza tus Finanzas Personales en sólo 7 pasos con esta guía práctica GRATIS

    Solución # 1. Pila de dinero

    Ahorrar un monto suficiente como para vivir de éste por el resto de tu vida. Digamos, si tu gasto mensual es de 4.000 USD, deberías tener aprox 1 millón de dólares para que alcance 20 años, asumiendo que no tienes intereses ni otras fuentes de ingreso.

    Este millón de dólares es tu pila de dinero, la que vas usando con el tiempo para pagar tus gastos. El problema que tiene esta solución es que si llegas a vivir más años de lo que tienes previsto, puedes quedarte desfinanciado.

    Una opción interesante es que acumules tu pila de dinero para vivir digamos 5 años y te decidas a crear tu negocio con el objetivo de que éste empiece a producir suficiente dinero como para mantenerte a los 3 años. De esa manera tienes 2 años de margen.

    Solución # 2. Ingresos pasivos

    Tener ingresos pasivos iguales o superiores a tu gasto mensual base. En nuestro blog-post sobre Ingreso Pasivo lo definí así:

    Ingreso económico recurrente que no está limitado por el tiempo disponible de la persona 

    ingresopasivo.co

    La solución #2 es más divertida que la solución #1. Esta es la opción por la que me decidí.

    Las personas que han sido disciplinadas con el ahorro y la inversión durante años, puede lograr este hito: vivir de sus inversiones. Toma tiempo, pero está casi garantizado.

    En nuestro curso online: “Implementa en 5 semanas el método hacia tu Libertad Financiera” explicamos paso a paso cómo llevar a cabo este método.

      Powered By ConvertKit

      Solución # 3. Reducción de gastos extrema

      Puedes reducir los gastos hasta tal punto que no tengas que esclavizarte trabajando, y puedas vivir con ingresos más moderados y con una actividad más “simple”

      Sin embargo, conviene evaluar cuales de todos nuestros bienes son realmente indispensables. Es increíble la popularidad de las microbodegas. Tenemos tantas cosas que tenemos que alquilar bodegas adicionales para meter lo que no nos cabe en la casa. Una vida simple tiene muchas ventajas!

      Algunas personas son (¿somos?) capaces de desligarse de la presión social y vivir de una manera más austera y frugal que lo que sus familiares y amigos esperan. La reducción a lo esencial tiene un aspecto místico muy importante: la capacidad de desapegarse.

      Solución # 4. Vender tu empresa

      Si construyes una empresa y la vendes, puedes vivir de los ingresos por el resto de tu vida. Tengo amigos que han hecho esto. Créeme: no sólo pasa en las películas.

      Como todo lo que vale la pena: Crear un negocio rentable no siempre es rápido, se necesita mucho esfuerzo, pero si te lo propones lo puedes lograr.

      Solución # 5. Dejar el empleo y buscarte una ocupación que verdaderamente te apasione

      Que te motive hasta la médula. Ya no trabajarás por dinero, sino por el placer de la actividad. Realmente no es trabajo. Más que una solución para salir de la carrera de ratas es el paraíso. 

      Personalmente creo que todos deberíamos buscar este estado: trabajar por algo que nos guste y en el que encontremos nuestro propósito. Lo que nos lleva a la carrera de ratas es el miedo, el “qué dirán”, y la presión social por tener cada vez más, incluso cosas que no necesitamos.

      Esta solución no plantea dejar de trabajar, sino encontrar y ejercer tu trabajo ideal, lo cual implica salir de la carrera de la rata totalmente.

      Solución # 6. Construye un negocio virtual que puedas manejar a control remoto

      Esta opción es apasionante. Crear un negocio que te guste, que puedas hacer crecer a escala global desde el primer día y que, para iniciar prácticamente no necesites inversión es factible.

      Hay negocios digitales, como los blogs, que pueden funcionar sin importar dónde viva su creador. No sólo pueden monetizarse de muchas formas, sino que el dominio y la página se pueden vender, si logras demostrar ingresos significativos.

      Una forma rápida de calcular el valor de un negocio que construyas es dividir el ingreso anual entre 10%, es decir, por el costo promedio del capital. Por ejemplo, si tu página vende 100.000 dólares al año, no es absurdo que puedas venderla por 1 millón.

      Algunas formas de monetización de este tipo de negocios: publicidad, marketing de afiliación, venta de tus propios productos digitales, servicios de asesoría y coaching entre muchos otros.

      Lee nuestro artículo para aprender más sobre blogs y cómo crearlos.

      Solución # 7. Mezcla dos o más de las soluciones anteriores.

      Puedes combinar el ahorro extremo con los ingresos pasivos. O la pila de dinero con el negocio virtual, apalancándote en los ingresos pasivos. Las posibilidades son ilimitadas.

      En mi caso, duré años trabajando duro en grandes empresas para construir un patrimonio (pila de dinero) que rentara lo suficiente (ingresos pasivos) como para dedicarme a construir mi negocio digital (solución # 6).

      A la larga conviene hacer una reflexión sobre las prioridades, sobre el propósito en el trabajo, y la importancia de todas esas cargas que nos inventamos. 

      Muchas de nuestras «necesidades» son una carga para nuestras finanzas y además para el planeta: 

      Un auto más grande consume más combustible (2x, 3x o más) que uno más pequeño. 

      Una casa más grande necesita más mantenimiento, seguros e impuestos más costosos, más energía y probablemente tengas un recorrido más largo a la oficina que un apartamento más central. La vida urbana tiene sus problemas, pero es muy eficiente.

      Hay una ventaja muy grande: Yo veo que la carrera de la rata es una herencia de la era industrial. Mis padres trabajaron únicamente en una o dos empresas hasta jubilarse. Pero hoy en día esto es casi impensable. La buena noticia es que es un mundo más virtual, más global.

      El hecho que estés leyendo este blog es una muestra de esto. En este momento estoy escribiendo en mi portátil, a unos 30 m de la playa en el mar Caribe, en una noche con estrellas. 

      No sé en qué país, en qué ciudad estás, o en qué día o mes lo estés leyendo, pero estamos conectados por esta herramienta digital.

      Así mismo hay montones de trabajos que puedes tener, que no te amarran a una ubicación física, ni a un jefe, a un cubículo, a una empresa, a nada. Te invitamos a ver nuestro vídeo sobre los 5 tipos de ingreso.

      A mí personalmente me apasiona la idea de ser un nómada digital. Tener una actividad que me gusta, que le aporte a otras personas, que produce un ingreso continuo, y que no me ata a ningún lugar físico me parece del otro mundo.

      Si a ti también te llama la atención esta alternativa, una muy buena opción es crear un blog, que puedes monetizar de muchas formas, sin importar tu ubicación geográfica.

      Si tuviera fábricas y miles de empleados probablemente sería más rico, pero nada se compararía con la libertad.

      Salir de la carrera de la rata en la era post pandemia

      En 2020 muchas empresas y muchas personas se dieron cuenta de una verdad: es posible vivir y trabajar sin oficinas.

      Las empresas vieron la posibilidad de ahorrar 20 a 30% de sus costos fijos al dejar de tomar en alquiler grandes espacios de trabajo.

      Los empleados vieron la forma de ahorrar miles de dólares al mes en combustible, costo de estacionamiento, y sobre todo tiempo. Es fácil encontrar personas que destinan 1, 2 y hasta 3 horas para ir al y regresar del trabajo todos los días.

      Con este “descubrimiento” muchas empresas optarán por deshacerse de sus oficinas y permitir o pedir a sus empleados que trabajen desde casa.

      Llevándolo al extremo, la casa puede estar al lado de la empresa, en otra ciudad, en una aldea o al otro lado del océano. Por primera vez en miles de años el trabajo se está desligando de la ubicación. Llamémoslo libertad geográfica.

      De hecho cada vez hay más personas que deciden mudarse a una pequeña ciudad o un pueblo en el que los costos fijos son una fracción de los de una gran capital y seguir ganando el mismo sueldo, con el consecuente aumento en la capacidad de ahorro y de tiempo disponible.

      Salir de la carrera de la rata se puede practicar

      Ya viste 6 alternativas para salir de la carrera de la rata. Antes de tomar y llevar a cabo tu decisión conviene que practiques sin riesgo.

      Una de las mejores opciones es a través de un juego de mesa: la carrera de la rata se representa de forma sencilla a semejanza de la vida real. Con gastos inesperados, sueldo, deudas, inversiones.

      Turno tras turno tienes oportunidades de salir (o de entrar).

      Mi esposa y yo hemos aprendido lecciones muy importantes a través del juego ConCiencia Financiera, las cuales hemos aplicado después en el mundo real.

      Jugar ConCiencia Financiera tiene muchas ventajas:

      • Es divertido
      • Tus emociones suben y bajan igual que en la vida real. Es más: los instintos más bajos salen a relucir cuando estás ganando y más cuando estás perdiendo.
      • Es rápido
      • Si las primeras veces que juegas te quiebras y pierdes puedes volver a jugar cuantas veces sea necesario hasta que entiendas la razón, corrijas e idees una estrategia más asertiva.
      • Comparas tus estrategias y tácticas con las de tus familiares y amigos, de forma que puedes copiar la que mejor funcione. Como si fuera una terapia en grupo.
      • Hay una característica que muy pocos juegos tienen: No se trata sólo del dinero sino del tiempo. Debes aprender a manejar la cantidad de tiempo que tienes: 24 horas.

      Conclusión sobre la Carrera de la Rata y cómo salir de ella

      La carrera de la rata se puede describir cómo: 

      Es vestirse con ropa que compro para el trabajo y atravesar el tráfico en un auto que aun estoy pagando, para mantenerme en el empleo que tengo para pagar la ropa y el auto y la casa que se queda vacía todo el día, de manera que me pueda dar el lujo de vivir en ella.

      Ellen Goodman

      Hay formas de salir de la carrera de la rata. Estas son 6 opciones:

      1. Pila de dinero
      2. Libertad Financiera a partir del ingreso pasivo
      3. Reducción de gastos extrema
      4. Vende tu empresa
      5. Dejar el empleo y buscar una actividad que verdaderamente te apasione y en la que encuentres tu propósito
      6. Una combinación de las anteriores

      La pandemia aceleró la separación entre trabajo y ubicación espacial. Puedes aprovechar esta tendencia para seguir ganando lo mismo y tener un estilo de vida menos costoso y con más tiempo.

      Se puede practicar el método para salir de la carrera de la rata antes de implementarlo en tu vida real con juegos como ConCiencia Financiera.

      Ahora es tu turno. 

      ¿Estás en la carrera de ratas?

      ¿Quieres salir de ella?

      ¿Cuál alternativa te atrae más?

      ¡Selecciónala, define tu meta en la vida y haz un plan para ejecutarla y vivir plenamente!

      Si te gustó este artículo y piensas en alguien que está encerrado en la carrera de la rata, compártelo en tus redes sociales haciendo clic en el icono de tu red social favorita (al lado izquierdo).


      Queremos conocer tu opinión. Deja tus comentarios abajo.

      Artículos recientes